Digitalizarse o morir: Step 3 – Estrategias

¿Qué caminos vamos a seguir?: Estrategia

En este apartado del Plan de Marketing Digital se deben definir las líneas de trabajo a seguir para alcanzar los objetivos online propuestos. Antes de establecerlas, hay que tener en cuenta los recursos tanto humanos como económicos de los que se dispone.

Por ejemplo, para el objetivo que persigue incrementar las conversiones online un 20% frente al año anterior,  se podrían establecer las siguientes líneas estratégicas:

  • Estrategia SEO (Search Engine Optimization): La mejor manera hacerse ver es dejarse encontrar, por lo que esta estrategia persigue estar en las primeras posiciones del buscador (ej. Google) de manera orgánica (“gratuita”, lo entre-comillo, pues como veremos a continuación el SEO no se hace solo).
  • Estrategia SEM (Search Engine Marketing): Busca estar en los primeros resultados en el buscador pero con unos costes asociados. Se puja por determinadas palabras clave para aparecer en los resultados de búsqueda.
  • Estrategia web y de diseño UX: Cuando comencemos a diseñar (o re-diseñar) nuestra web, es importante integrar técnicas de UX a lo largo de todo el proceso.

La experiencia de usuario o UX pone foco en el usuario para diseñar experiencias únicas. No solo se refiere al diseño, también debe cuidar aspectos tales como la accesibilidad, la interfaz, la utilidad, la calidad de los contenidos, la atención al cliente, etc. En definitiva, persigue ofrecer al cliente lo que necesita a través de la web de una manera clara y sencilla.

  • Estrategia de contenidos en RRSS: En algunos casos, las redes sociales pueden ser canales muy buenos para que las empresa conecten con su audiencia. Para lanzar una estrategia en RRSS hay que seleccionar  los canales que se van a utilizar (Instagram, Facebook, Linkedin, etc.), a qué público nos vamos a dirigir, con qué lenguaje, cuál va a ser la periodicidad de las publicaciones, etc. Además de las acciones orgánicas (“gratuitas”) que se lleven a cabo para cada una de las RRSS, también se puede plantear realizar campañas de pago en las mismas.

Además de las estrategias anteriormente mencionadas, existen otras muchas más que podríamos aplicar, como por ejemplo:

  • Live Streaming: Muy en boga en los últimos tiempos de crisis y confinamiento. Seguramente en los dos últimos meses habréis consumido más de un vídeo en tiempo real (si es que no lo habéis cogido por costumbre). A través del live-streaming, la marca/empresa puede hacer cosas tan útiles como aumentar el engagement y con ello, la captación de clientes, mejorar el posicionamiento SEO y aumentar el número de conversiones. 
  • Email Marketing: Estrategia basada en campañas de emails. Requiere la aceptación previa por parte del usuario para recibir comunicaciones, por lo que existe una predisposición por su parte que hay que aprovechar, ofreciéndole contenido personalizado y de calidad. Por tanto, se trata de una herramienta perfecta para otorgar valor al usuario. Se puede utilizar para diferentes objetivos, como son para mantener el contacto con los clientes, hacerles llegar noticias y novedades y/o para generar engagement, entre otros.  Una acción de email Marketing por ejemplo es el uso de la suscripción a newsletters.
  • Video Marketing: El video marketing consiste en utilizar elementos audiovisuales para alcanzar los objetivos marcados dentro de la estrategia de contenidos. Un dato curioso que te hará pensar es que aproximadamente el 80% del contenido consumido en internet es audiovisual… ahí lo dejo… pero no se trata de hacer vídeos como locos! Ojo! Si no de crear contenido de calidad y personalizado hacia tu público objetivo. Construir una estrategia sólida de Video Marketing puede contribuir  de manera positiva a incrementar el engagement, a generar confianza, a aumentar la visibilidad y a facilitar la venta entre otros beneficios, además de favorecer al posicionamiento SEO.
  • Chatbots o bots conversacionales: Los chatbots son sistemas automatizados de conversación destinados a interactuar, en el lenguaje más natural posible, con las personas. Ofrecen un canal de interacción ágil y eficaz (si está bien montado), pudiendo incrementar la propensión a compra por parte de los usuarios.  Como dato de interés, según Intercom, los usuarios de una web que pueden mantener una conversación “bidireccional” con una compañía son un 82% más propensos a convertir. Además, ofrece otros beneficios como la humanización de la empresa, la identificación de posibles necesidades de los clientes y el incremento de la fidelización aportando feedback inmediato.
  • Personalización: Como su propio nombre indica, se trata de personalizar el contenido a cada uno de nuestros públicos. Las acciones de personalización pueden ir desde el propio contenido del anuncio (campañas de remarketing o mailing personalizado) a la propia personalización del contenido dentro del site (ej. recomendaciones personalizadas en la página de inicio) o hasta acciones más concretas como los emails de recuperación del carrito.
  • Inbound Marketing: La metodología consiste en atraer visitas, convertirlas en prospectos o leads y después, mediante un proceso de nurturing encaminarlos hacia el conocimiento de tu producto como la mejor alternativa a sus necesidades  y problemas.
  • Estrategia de A/B testing: Consiste en desarrollar y lanzar dos versiones de un mismo elemento y comparar su funcionamiento para sacar conclusiones y aplicar los resultados. Aunque puede usarse con todo tipo de contenidos, generalmente se suele utilizar más para diseñar y lanzar campañas de emailing y landing pages.
  • Estrategia del prescriptor: Consiste en hacer que los clientes satisfechos prescriban tu marca, por ejemplo, dejando testimonios en Google My Bussines o en cualquier RRSS que tengas activa. A día de hoy, vale más la experiencia ( buena o mala) de algunos clientes que cualquier acción que puedas llevar a cabo a cualquier coste. Cuidar de tu cliente es clave, ya sea fuera o dentro del mundo digital.

Independientemente de las estrategias que elijamos, no te olvides de medir para evaluar su efectividad, como veremos en el último punto del Plan de Marketing Digital.

Ya se adelantó el famoso estratega militar y filósofo Sun Tzu en 544 a.C. con su obra «El arte de la guerra«, cuyas sentencias han sido aplicadas al Marketing a lo largo de los tiempos: «La estrategia sin tácticas es la ruta más lenta hacia la victoria. Las tácticas sin estrategia son el ruido antes de la derrota». 

Si te ha parecido interesante, comparte!
Esta entrada fue publicada en Estrategia Digital y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *